miércoles, 14 de febrero de 2007

14 de febrero de 2007

Queridos amigos, querida familia:

Hace una semana que llegué a Kinshasa y aprovecho esta ocasión para escribiros y contaros las primeras impresiones de la vuelta de vacaciones.

El viaje fue muy bien, gracias a Dios y a vuestras oraciones y las de la prima Águeda (el 5 de febrero era su onomástico). La llegada al aeropuerto de Kinshasa también (ya sabéis que antes te ponían mil y un problemas para pasar, pero parece que ahora está entrando un poco de orden.
La comunidad me acogió muy bien en St. Hilaire y en los días sucesivos fui viendo a algunas personas de la parroquia; así, poco a poco, me fui poniendo al día de los sucesos acaecidos en estos tres meses de ausencia.

El viernes vino a vernos el P. provincial, que comunicó oficialmente primero a mí y luego a la comunidad mi nuevo destino: la parroquia de Bayenga en la Diócesis de Wamba, en la Provincia Oriental. El domingo fue un día de emociones confundidas en St. Hilaire: en las dos misas nos saludamos primero y, al final, nos despedimos.

Muchos sentimientos, recuerdos, sueños, ilusiones, agradecimientos y actos de fe en poco tiempo. Un pilar: la certeza de que el Camino continúa, de que el Camino es Jesucristo, su Palabra y su Vida; la certeza de que en Él está la felicidad, la Vida en abundancia.
Un deseo: que la gracia de su Espíritu se derrame sin cesar sobre mi arcilla para que pueda ser aún y siempre moldeable según su voluntad y, así, Él pueda servirse de mí como quiera en su misión.

Tanto la comunidad IMC de St. Hilaire, como la comunidad parroquial me manifestaron su cercanía y me aseguraron sus oraciones y la ofrenda de sus vidas para acompañarme en esta nueva etapa de la misión e interceder por mí ante nuestro Padre Bueno.

El lunes siguiente vine a instalarme en la casa regional, mientras esperamos el vuelo hacia Kishangani y luego Isiro. Aquí, además de encontrarme con P. Alonso, el Provincial, y P. Fernando, al que conocéis, he coincidido también con Paco, Fini, David y Susi, los cuatro laicos misioneros de la Consolata que, procedentes de Elche, están estudiando la lengua francesa y aprendiendo algunas pistas sobre la realidad del Congo Democrático, en vistas de una buena inserción que les permita trabajar codo a codo con nosotros en la misión. Con ellos compartimos la alegría y la frescura entusiasta de los primeros pasos en la vida del evangelizador.

Pasado mañana, si Dios quiere, saldremos para el norte el P. Tarcisio, el Sr. Olivier y yo. Ahora mi cabeza y mi corazón están ya tendidos hacia allí. Durante las últimas semanas pasadas en Jaén, he intentado leer algo sobre los pigmeos y me da la impresión de que acompañar a este pueblo en el contexto en el que se encuentra es una misión apasionante por su complejidad y por su marginalidad. La diócesis de Wamba ha recorrido ya un camino con ellos desde hace varios años, a través de la presencia de los misioneros e intentando facilitarles el acceso a la educación. Será bonito poder conocer lo ya realizado, compartir criterios y aunar fuerzas; seguir viviendo el don de la comunión en la Iglesia.

Estoy contento también de poder caminar en esta etapa junto al P. Giuseppe Fiore, que trabaja en la R.D. del Congo desde el 1974 y cuya experiencia de grande humanidad, de fe, de vida religiosa y de pastoral serán una buena fuente de riqueza y de equilibrio para mi pobre experiencia.

Con alegría, pues, y con gran entusiasmo, nos ponemos de nuevo en Camino, en manos de quien es el Camino, la Verdad y la Vida, para dejarnos convertir nosotros también en camino, verdad y vida para los demás, especialmente para los pigmeos.

Un abrazo de nuevo a cuantos compartís con nosotros la misión. Vuestro hermano Andrés.

1 comentario:

Carmen dijo...

Hola Andrés!
Nos alegra saber de tí a través de las tecnologías. Somos Jose Giera, la Pili, el Juanan, Ivanico y la Carmentxu.
Después de la marcha de los cuatro congoleños elcheros, estamos retomando la marcha del grupo de laicos, vamos que nos estamos poniendo las pilas.
En fin que nos gustaria que supieras que puedes contar con nosotros para lo que necesites. Hemos visto la cuenta que has colocado pero nos gustaria saber de algún proyectico que esteis llevando a cabo con los pigmeos o en la región. Nos estamos proponiendo trabajar la cooperación y hacerlo como compromiso grupal.
Un abrazo y un beso desde Elche y cercanias.